Tu éxito depende de ti

Sí, seguramente ahora estés pensando que eso es lo que se suele decir, que todo depende de uno mismo, que la suerte no existe y que todo lo que sucede en la vida no es precisamente por obra del destino.


Pero es que es así.



Y no lo decimos nosotros, lo dicen los hechos.


Solo aquellos que trabajan de forma constante, sin dejar nada al azar y confiando única y exclusivamente en su perseverancia y / o constancia son los que consiguen todo aquello que se proponen.



Porque hay otra parte fundamental, y es que tu éxito se mide en acciones, no en los planes que hagas para alcanzarlo ni en los propósitos que te marques para hacerlo.


Aquí lo que marca realmente la diferencia no son si tus ideas son mejores o peores, si tu planificación es exacta o está incompleta, sino lo que haces por conseguir aquello que más deseas.



¿De qué sirve ponerse metas que nunca vamos a alcanzar? ¿Por qué nos empeñamos en plantear objetivos que sabemos que son imposibles? ¿Por qué dejamos al azar lo que puede conseguirse con esfuerzo y constancia?


No, no y no.

Esa nunca será una solución. Nunca nos acercará a nuestros deseos ni lo más mínimo.




Hay que mentalizarse de que todo está en nosotros: la fuerza, las ganas, la ilusión, el esfuerzo, la entrega, la constancia…y que todo eso debemos transformarlo en acciones.



Acciones y hechos que nos sirvan para avanzar paso a paso a aquello que deseamos conseguir, sin depender de nada ni nadie (ni siquiera de los astros, lo sentimos por Esperanza).



gif

37 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo