Encontrarse a uno mismo es la solución



En muchas ocasiones, las personas nos encontramos ante situaciones adversas, ya sea en el plano personal o profesional, en las que no sabemos qué hacer o cómo enfrentarnos a ellas.


Esto hace que, en muchas ocasiones, sensaciones como el bloqueo o la negación se apoderen de nosotros, impidiendo que llevemos a cabo un plan de acción, una respuesta ágil o una toma de decisiones ajustada a lo que realmente necesitamos.



Y es en este punto donde nunca debemos caer, pues muchas veces se convierte en un punto de no retorno, una situación de la cual no podemos salir y que terminará por consumir nuestra energía, motivación y perspectiva positiva.


Y qué haríamos nosotros sin nuestra dosis de energía positiva para enfrentar el día a día.



Con todo esto queremos llegar a una única conclusión, y es que la solución de cualquier problema está en enfrentarse a ellos.


No ganamos nada si nos quedamos quietos, esperando que la solución aparezca o caiga del cielo; sino que debemos ser nosotros mismos quienes tomemos las riendas de nuestra propia vida, valoremos qué opciones tenemos y nos pongamos en marcha para desarrollar una de ellas e ir hasta el final con ella.



Es decir, lo preocupante no es perderse o no saber qué hacer ante estas situaciones, sino permanecer estático, no saber qué pasos seguir y dejar que te supere.

Quejarse o resignarse no ayudarán a salir favorecidos, sino todo lo contrario.


Charles Swindoll afirmaba que la vida es un 10% lo que nos ocurre, y un 90% cómo reaccionamos a ello, y no pudo estar más acertado al hacer esta afirmación.




Afrontar los problemas nos llevará a convertirnos en personas más fuertes, mejor preparadas y, sobre todo, a ser más objetivos ante cualquier inconveniente que se nos presente de ahí en adelante.


Apoyarse en otros, pedir ayuda o compartir nuestras inquietudes son también algunas herramientas que nos pueden ayudar a pasar de ser individuos reactivos a proactivos, algo que ahora más que nunca necesitamos de nosotros mismos.



Tenemos que convertirnos en nuestra propia referencia, ser nuestra propia guía.



Solo de esta forma conseguiremos ver la vida desde una perspectiva no solo optimista, sino positiva.




35 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo