Cómo la metodología CANVAS puede cambiar el rumbo de tu negocio

Hace tan solo unos días compartíamos en nuestro perfil de Instagram información acerca de la metodología CANVAS, y eso es precisamente lo que comentaremos hoy de forma exhaustiva.


¿Preparado/a?



Creada en el 2011 por Alexander Osterwalder, la metodología CANVAS es una herramienta fundamental para cualquier negocio, pues ayuda al desarrollo del mismo o bien a la creación de nuevas líneas de negocio.


Se trata de un modelo donde plasmar una idea y poder analizarla, de forma que, mediante sencillos pasos, seamos capaces de averiguar cuál será el destino de esa idea, si puede funcionar o si no, y por tanto, cómo podemos mejorarla.


Cabe destacar que, además, es una herramienta viva, es decir, se va desarrollando de forma paralela a su implementación. No es un documento estático, sino algo que vamos a ir analizando a lo largo de la vida de esa nueva idea o línea de negocio.



El modelo CANVAS se encuentra englobado dentro de la metodología Lean Startup, que se basa en encontrar nuevas formas de creación de valor para el cliente mediante el aprendizaje y la puesta en práctica de esas acciones de una forma reducida, para ver unos resultados que puedan ser escalables.



¿Cuáles son los elementos del Modelo Canvas?


Esta metodología se compone de 9 elementos; 9 bloques que debemos rellenar acorde a nuestra idea de negocio.

En caso de que alguno de los bloques no sepamos rellenarlo, ya tendremos el primer aviso de que hay algo mal planteado, y por tanto debemos reestructurar en nuestra iniciativa empresarial.


El primer elemento que debemos tener claro es el segmento de mercado al que nos dirigimos. Es decir, ¿quiénes son nuestros clientes?

Debemos conocer esta respuesta ya que nuestro producto va enfocado a ellos, a cubrir ciertas necesidades o gustos, que difícilmente cubriremos si no sabemos quién es nuestro comprador ideal.

Además, la comunicación que hagamos de nuestro producto va ligada a esto, de forma que, si desconocemos a nuestro perfil tipo, es muy complicado que cualquier estrategia vaya a tener el resultado que queremos.



El segundo bloque es la propuesta de valor; a la que también podemos referirnos como la ventaja competitiva.

Esta es clave, ya que será el factor que nos diferencia del resto de nuestra competencia y, por tanto, influirá en la decisión de compra del consumidor a nuestro favor.



Seguimos con el canal, o lo que es lo mismo, las vías a través de las cuales los consumidores podrán hacerse con nuestro producto.

Hay que hacer por tanto un análisis de qué canal nos es más beneficioso para la distribución, cuáles nos aporta más ventajas tanto a nosotros como a nuestros clientes y cuál es más rentable.



El cuarto bloque es la relación con los clientes. Aquí debemos definir cómo nos vamos a relacionar con ellos, qué tipo de comunicación vamos a establecer, qué esperan de nosotros y cómo nosotros vamos a proceder ante cualquier situación con ellos.

Si tenemos diferentes segmentos o cuotas de mercado, cabe destacar que la relación no debe ser la misma; pues cada una tiene sus características y necesidades.



El quinto elemento son las fuentes de ingresos, es decir, cómo vamos a rentabilizar el negocio o la producción de nuestro material, qué precio o margen necesito sacarle al mismo.

Hay que pensar por tanto cuánto estarían dispuestos a pagar, cuánto vale, cuánto es el mínimo que podemos aceptar…siempre teniendo en cuenta que nuestra necesidad debe ir acorde con la del consumidor en cuanto a precio.



Los recursos clave son como el propio término indica, aquellos recursos con los que ya contamos, pero conociendo cómo podemos aprovecharlos y sacarles su máximo rendimiento, de forma que sean un punto fuerte en nuestra estrategia competitiva.



Las actividades clave, por otro lado, son todos los pasos que no pueden faltar en nuestro desarrollo de negocio, y que, por tanto, son fundamentales para llevar nuestra iniciativa adelante. Se trata básicamente del core del negocio.



El octavo bloque son los aliados clave. Se trata por tanto de todos nuestros partners, colaboradores, proveedores…que debemos elegir con especial delicadeza ya que también forman parte de la estructura de nuestro negocio.

Son socios clave, pues nos ayudan a conseguir más experiencia y una mejor reputación.



Finalmente, el último elemento dentro del modelo CANVAS es la estructura de costes, en la que debemos establecer un orden de prioridades para poder evaluar el coste de una u otra estrategia.

De esta forma conseguiremos controlar la contabilidad y viabilidad de nuestro negocio.


Para ampliar más información acerca de ella, también puedes consultar el libro donde su autor plasmó todo su conocimiento sobre la misma; “Generación de modelos de negocio”.



Recuerda que si quieres descargar la plantilla que hemos preparado para tener una visual REAL de tu negocio, ¡la puedes encontrar en nuestra página de inicio!

Entradas Recientes

Ver todo